Alex Cooper:“Viviendo en la Era Pop representa el espíritu auténtico de la música teenager”


Fotos cortesía de Alex Cooper

Después de una larga ausencia en el blog por falta de tiempo y otras cosas, he regresado. En esta ocasión les traigo una interesante entrevista con Alex Cooper, quien fuera cantante de la mítica banda española Los Flechazos y más tarde lanzaría su proyecto solista Cooper. ¡Disfruten la lectura! 

– Primero, ¿cómo fue tu acercamiento a la subcultura mod?

Yo nací en el año 67, así que para cuando llegué a la adolescencia lo que sonaba en mi mundo eran grupos de Nueva Ola ingleses y bandas españolas como Los Secretos, Nacha Pop o Los Pistones, con un cierto toque mod/nuevaolero, muy en plan Elvis Costello. Con doce años yo vivía en Madrid y veía mods por la calle. Madrid tuvo una escena mod muy interesante a finales de los 70s. Al llegar a León, en el año 80, empecé a tontear con lo mod: vi a los Jam por la tele, me gustaban mucho Madness y los Specials, descubrí a Los Elegantes (escuchar “La Calle del Ritmo” fue una especie de epifanía para mí) y comencé a contactar con chicos de otras ciudades a través de una red de fanzines mods que sirvió para articular el movimiento aquí en España. Sobre todo una hoja informativa que se llamaba “La Scena”, de Madrid, y el modzine “Reacciones” de Barcelona. En el verano del 84 estuve un mes en Inglaterra estudiando el idioma y pude acercarme a Londres dos veces, comprar mi parka en Carnaby, y también discos y algo de ropa. Y en el verano del 86 asistí a mi primer rally mod, una concentración internacional que se celebró en Barcelona/Lloret de Mar. Y ya no hubo vuelta atrás.

– ¿Cómo era ser un mod en la España de los ochenta?

Los ochenta fueron tiempos duros y violentos, en realidad, pero también muy excitantes. España salía de una dictadura y el país estaba un poco descolocado, noqueado por esa sensación de libertad que la verdad es que muchos no sabían cómo gestionar. Ya sabes, un movimiento pendular que te lleva de un extremo al otro. Había muchos punks, heavies, rockabillies y mods. También algunos skins Oi! Se vivía mucho de noche, cada día de la semana, la música lo teñía todo. Y las pintas… era una nueva modernidad en la que se mezclaba todo, Warhol y Roxy Music con Siouxsie & the Banshees y el rollo siniestro de Londres, pero también el pop-art, lo yeyé de los sesenta con lo mod, el tecnopop, Blondie y todo el CBGB. Muy postmoderno, en realidad.

Había una importante escena mod en algunas ciudades como Vitoria, Barcelona, Málaga o Madrid. Y grupos menos numerosos de mods en cada capital. Muchas bandas interesantes, en Barcelona y Madrid sobre todo: Brighton 64, Los Negativos, Los Canguros, Kamenbert, Los Elegantes, Sex Museum, Pánico Speed… luego salieron Los Scooters en el País Vasco, Agentes Secretos en Málaga  y nosotros, Los Flechazos, desde León. Había un montón de fanzines y fiestas en cada ciudad; mucho mod despistado y gente que se iba quedando descolgada a medida que la escena se volvía más “culta”, y por lo tanto más exigente. Muchos chicos se habían quedado en los Jam y la juerga y no estaban interesados en profundizar, también empezaron a aparecer por la escena los piques propios de la adolescencia, ver quién es más mod, las burlas hacia los mods más “desastre” (los llamábamos “plásticos”). Al inicio había tres citas ineludibles: Lloret en verano, Málaga en Semana Santa (Semana no tan Santa en la Costa del Soul, decían…) y lo de Zaragoza en Navidad. Hacia el 88 ya se asentó el Purple Weekend de León como el evento más popular, coincidiendo con que Los Flechazos nos convertimos en un grupo muy popular a nivel nacional.

¿Por qué es tan fácil sentirse identificados con las letras de tus canciones? 

No lo sé. Yo tocaba ya en otro grupo, Ópera Prima, cuando monté Los Flechazos. Mi idea era crear un grupo mod para animar nuestras fiestas, haciendo versiones. Pero dejé Ópera Prima y me centré en esto otro, así que empecé a componer. Con el objetivo de apoyar la escena mod, por eso todas las letras iban en esa dirección, donde el sentimiento de comunidad, de lo colectivo es tan profundo. Hablaba de lo que nos pasaba a nuestra pandilla, era algo muy natural eso de estar todo el día planeando la siguiente escapada a la costa para asistir a una fiesta mod en Gijón, andar recortando fotos para armar el Pussycat, nuestro modzine, hablar del Saturday Shopping como la hacíamos en “No voy a cambiar” o soñar con el siguiente viaje a Londres. En el mundo del espectáculo éramos bichos raros, pero en nuestro pequeño cosmos éramos como nuestros amigos, bastante auténtico todo si lo analizo ahora desde mi perspectiva actual, y eso supongo que se reflejó en las letras y sonidos del grupo.

¿Crees que los Flechazos fue la banda mod española por excelencia? 

Bueno, para mí no, claro, porque yo estaba en la escena antes de que se formara el grupo. Yo viajé kilómetros para ver a los Brighton 64, me compraba discos de Los Elegantes y los bailaba en mi habitación, me hice del Club de Fans de Los Negativos (por ahí anda el carnet…)… Sí que es cierto que la fama de Los Flechazos trascendió todo eso, con Los Flechazos la escena mod alcanzó una presencia mediática que antes no había tenido ni de lejos. Y una regularidad. Ten en cuenta que nosotros formamos parte de la primera generación que NO dejó de ser mod al crecer. Tal vez por influencia de nuestros habituales viajes a Londres. Como nos iba muy bien, cada vez que Elena y yo ahorrábamos algo de dinero nos escapábamos allí, para comprar música y ropa y ver clubs. Y allí conocimos a mods mucho mayores que nosotros, gente que había estado en el revival desde el 79 o incluso antes. Por eso nos parecía natural todo el rollo de “once a mod, always a mod”. Yo creo que la escena mod española tuvo suerte de que, al final, la banda más representativa del movimiento mod en aquellos años, fuéramos unos chicos tan comprometidos con todo lo mod. No se entendió muy bien, ya sabes que a los mods no les gusta que todo el mundo opine sobre su escena, y la popularidad de Los Flechazos hizo que algunos nos dieran la espalda en aquellos años. Lo que pasó es que justo entonces nos descubrieron los mods europeos, en Inglaterra y Alemania, y fliparon porque a finales de los 80s no había bandas TAN mods y con ese sonido, y saliendo en la tele cada semana, y sacando discos que eran superventas… y eso a mí me dio una gran alegría, recuperar una energía que se estaba perdiendo. O sea, resumiendo, que seguramente fuimos la banda más representativa, pero los números nunca te dan la dimensión real de las cosas. Y los mods tienen un corazón grande, en el que caben grupos como nosotros pero también, y al mismo nivel de cariño, muchas otras bandas sin las cuales no se entendería una historia cuya principal razón de ser es que fue un movimiento colectivo. Al menos para mí.

– Musicalmente te encuentras retirado pero sigues activo en el plano cultural. ¿Cómo fue tu transición de músico a fundar una editorial?

Durante algo más de ocho años trabajé en el Ayuntamiento de mi ciudad, compaginando eso con la música. Pero lo dejé porque quería escribir el libro de Club 45, una especie de prolongación del fanzine que hacía en los ochenta/noventa. Y tuve un accidente en lambretta, me rompí la pierna, y eso me obligó a dejar de tocar con Cooper durante varios meses. Como el libro de Club 45, que era una autoedición, había funcionado muy bien, pensé en tomarme más en serio lo de la edición de libros. Y ahí me ves, con mis muletas, dispuesto a montar una editorial. Durante años he hecho las dos cosas a la vez, tocar y publicar. Todo forma parte de mi pasión por la música.

– Bueno, cuando anunciaste tu retiro comentaste que el mundo no necesitaba otro disco tuyo pero… ¿podrías realizar una grabación esporádica en algún tiempo? 

Noooo, estoy retirado del todo. He vivido dentro de una furgoneta durante 35 años, necesito cambiar de vida ya. Estoy muy feliz ahora, sin la presión de grabar discos, ensayar, actuar… pero sobre todo sin tener que organizar mis giras, buscar hoteles, mandar cartelería, conducir la furgoneta y todas esas cosas que al final es lo que más pesa de esta vida de nómada. Las cosas ya no son como en los ochenta, se me hacía todo muy cuesta arriba.

– Cuéntame sobre el concepto de Club 45.

Mira, Club 45 primero fue un programa de radio. Pensé en ese nombre porque en aquellos años sentía devoción por los singles, que giran a 45 RPM, era el formato perfecto para mí, el más pop, el que mejor se adaptaba al ritmo de vida de los jóvenes. Luego monté una exposición de discos, con fichas explicativas, para un Purple Weekend. Y se llamó Club 45 también. Cuando me puse a escribir ese libro sobre mis bandas favoritas de los sesenta, justo un año antes del accidente en scooter, no sabía cómo articularlo. ¿Hablo de grupos o de canciones? ¿Y cuántos? Al final me decidí a comentar  90 canciones, porque eran el doble de 45, y porque en las caras B es donde a veces está la “crema”. Así que el libro se tendría que llamar Club 45. En el 2019 decidí abandonar la música y crear una fundación para preservar mi obra, promocionar y difundir la cultura pop y para montar una especie de centro cultural en el medio rural, un Archivo/Museo del pop sixties y del mundo mod, que es algo con lo que siempre había soñado. Y ¿cómo lo llamo? Pues estaba claro, FUNDACIÓN CLUB 45.

¿Qué es lo que te ha llevado a ser organizador de festivales como el Purple Weekend, promotor y otras actividades? 

La necesidad de modificar la realidad que me rodea, las ganas de influir en la escena cultural de mi ciudad, de dejar huella y de aportar. Si miro atrás, todo lo que he hecho (canciones, montar conciertos, pinchar, programas de radio, artículos, libros…) tiene mucho que ver con compartir mi pasión, disfrutar de la vida esquivando la soledad, siempre pensando en los demás, en hacer cosas para la comunidad. No soy muy creyente pero estoy seguro de que mi educación cristiana tiene algo que ver.

¿Qué significó para ti “Viviendo en la era pop”?

Fue la canción estrella del primer disco de Los Flechazos. La compuse de un tirón, sentado frente a una foto de The Herd, una foto que ilustraba un fascículo de “Historia de la Música Rock” que se titulaba “La Era del Pop”. Yo quería hacer algo muy sesentero pero mis raíces en aquellos años estaban en los grupos de revival mod, así que hay ecos de los Times, de Squire y de los Jam en esa canción que nació para ser emblema no sé muy bien de qué. La frase cayó en gracia y se ha utilizado mucho, con infinitas variaciones según de quién esté hablando el periodista de turno. Para mí, “Viviendo en la Era Pop” representa el espíritu auténtico de la música teenager. Porque la compuse de crío. Y porque yo quería hacer una cosa y me salió otra, que es lo mejor que te puede pasar en el mundo de la creación: recibir una influencia, adaptarla a tu manera a lo que estás creando y aparecer con algo que suena a conocido pero también a nuevo.

¿Podría decirse que tu trabajo con Cooper alcanzó el punto más alto de madurez musical? 

Sí, con todo seguridad. Cooper soy yo. Así como Los Flechazos eran el grupo de la pandilla, una especie de representación de un ideal común, Cooper es Alex y su universo, pero visto desde un prisma muy personal. Por eso, seguramente, es más difícil identificarse con las canciones de Cooper para muchos. Yo buscaba dar voz a lo que he estado viviendo en estos últimos veinte años y esa realidad no era la de un adolescente. He intentado hablar de mi vida, mi hija, mis dudas, buscar una voz adulta. Y estoy muy, muy contento del resultado. Yo me veo mucho más reflejado en Cooper que en Los Flechazos, aunque siento cariño por los dos proyectos.

– ¿Cómo lograbas seguir teniendo un sonido interesante con Cooper sin caer en la monotonía? 

No lo sé. Enfrentarme al momento de inventarme un disco nuevo era para mí un suplicio porque ya había hecho tantas cosas… Sin embargo, nunca he tenido miedo a repetirme, no me ha importado repetirme. Ray Davies de los Kinks se ha repetido mucho y sigo siendo un gran fan suyo. Y tantos otros. He ido adaptando sonidos y estilos que antes no estaban en mi música, intentando hacerlo de una manera natural y buscando que no enturbiaran o cegaran mi personalidad, que ha sido siempre la misma. Por ejemplo: en el disco de “Mi Universo” hay una canción que suena mucho a powerpop mod de los 80. Se titula “Cortometraje” y me gusta mucho. Esa canción nació después de escuchar sin parar durante meses a Superchunk, que no tiene nada que ver con mi mundo pero que tenían un disco que me descolocaba y al que volvía yo una y otra vez. Y eso fue la chispa para montar la canción, que sigue siendo muy mía y hasta muy mod pero que tiene un poso de algo “distinto” que es en realidad Superchunk. Estoy seguro de que si ellos la escucharan, ellos lo reconocerían al instante. A eso me refiero, seguir siendo yo reciclando nuevas ideas para  evitar lo que tú dices, la “monotonía”.

¿Qué tan importante es para ti la gestión cultural y cómo combinarla con tu devoción al rollo mod? 

Mi vida siempre ha girado en torno a la cultura. Desde pequeño he leído bastante, estudié literatura y gramática en la Universidad, intento estar al tanto de lo que pasa. He creado una especie de cosmos a base de muchos elementos dispares: comics de Modesty Blaise, cuadros de Rothko y Josef Albers, discos de los Small Faces o los Action, ropa de Foale & Tuffin, fotos de David Bailey, sonrisas de Twiggy o guitarras rotas de Pete Townshend pero también esculturas de Chillida y Giacometti, muebles de Eames y diseños de Verner Panton,  libros de Alan Sillitoe, Tom Wolfe o Anthony Burguess, textos de Foucault y Derrida y viajes por Europa buscando recuerdos en mercadillos, flea markets y tiendas de discos llenas de polvo. Hay agua del Támesis, sol del Mediterráneo y viento de Amsterdam. Y bicicletas blancas. Ese es mi universo.

– Finalmente,¿ te gustaría visitar México en un futuro? 

En un futuro lo más próximo posible. Estoy deseándolo.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: