Decibelios en La Vieja Scuela domingo 18 de febrero 2018 (una gran fiesta entre amigos)

Too late pero sí escribí este post y una disculpa por mis fotos tomadas con celular…

Así de manera sorpresiva, fue anunciada la tocada de Decibelios para el domingo 18 de febrero, ese fue su gran retorno al recinto que los acogió en septiembre del año pasado días después del horrible sismo ocurrido en aquel mes y en donde hicieron una presentación a beneficio de los afectados de este hecho.

27973201_10211427609353945_1609619539954172496_n

Pasadas las 5 de la tarde la gente iba llegando, varios asistentes iban con sus hijos y eso le dio un toque familiar al asunto (creo que eso vuelve más relax el asunto). Lejos de darme una sensación de gran concierto, me pareció como una fiesta de amigos donde una buenísima banda amenizó la noche del séptimo día de la semana.

La primera agrupación que apareció fue The Oilers, un conjunto ska punk oriundo de Naucalpan que tiene ciertos guiños a Kortatu, por ejemplo. Continuó Sparrow 68, una banda que en lo personal me gusta mucho porque su sonido se encuentra profundamente inspirado en el oi! británico de la primera ola, además se aventaron unos covers bien hechos de Infa Riot y Peter and the Testube Babies. Después Filero, un proyecto oi! con tintes hardcore tocó, estos últimos calentaron los ánimos de la concurrencia que ya estaba sumamente ansiosa por ver a los españoles.

27972392_10211431385928357_3129748442177653303_n

Por fin era el turno de Decibelios, algunos de sus integrantes comenzaron a instalarse, conectar instrumentos y esas cosas. El público, en su mayoría skinheads y uno que otro punk pedían a gritos que los barceloneses ejecutaran alguna de sus canciones más populares.

Ya en el escenario, los ibéricos arrancaron con Piara Indecente, cuya letra que dice Todos los políticos prometen lo mismo, Todos los políticos prometen lo mejor, Todos los políticos son los mejores, Todos los políticos que asco nos dan.” Encaja perfectamente con el panorama electoral de este año en México.

28166553_10211429252715028_9064203554798504528_n

Los gritos, el pogo y la cerveza fueron ingredientes primordiales para esta fiesta que apenas iniciaba, Local 15-Visitante 0 es el tema de Decibelios que relata la pasión de los skinheads por el futbol y de repente aparecen dos personas ondeando banderas con el logotipo de la banda y de los Pumas de la UNAM. Barna 92, El Seminarista y los Boy-Scout y Voca de Dios fueron coreadas a todo pulmón mientras que Fray (vocalista) hacía movimientos muy teatrales (algo ya característico en él), Yoan (bajista) interactuaba con la gente, Jaume (guitarrista) tocaba con muchas ganas y Pato (baterista) siempre tan serio tocando.

Llega el turno de Mi Barrio, rola con la que muchos suele darnos nostalgia al recordar el lugar en el que crecimos y le sigue Ningún nombre de mujer. El momento especial fue Fray anunció que Yoan le pidió matrimonio a su chica y que le gustaría que el Padre Trías (¿alter ego de Fray?) los case, todos se emocionaron.

28378312_10211485715046551_7470021613525179678_n

Camaleón, Vacaciones en El Prat y Sangre Dorada, las canciones que más prendieron, Armando (el saxofonista mexicano que los acompañó) se lució muy cabrón en esos instantes que hicieron bailar a los que estuvimos en La Vieja Scuela.

La revelación de la noche corrió a cargo de Frida, una niña talentosa baterista que tocó con Decibelios Viento de Libertad y que durante unos minutos todos los ojos se posaron en ella. En lo personal, me dejó muy sorprendida (¡necesitamos más niñ@s así por favor!).  Ya casi se terminaba la fiesta (sí, fiesta no concierto para mí) cuando sonaron Matar o Morir, Botas y Tirantes (que yo considero un himno skinhead por la manera en que Fray canta “Nosotros somos la subcultura, Nosotros somos la fuerza de la calle, Nosotros somos la subcultura, Nosotros somos la dura realidad”. 

28167157_10211431683135787_5552653114035177556_n

Las piezas encargadas de cerrar fueron Oi! Oi! Oi!, Kaos, Canción de Cuna, Mezcal y Jefe Tucanuto, los seguidores de Decibelios no dejaban de mostrar el cariño que les tienen. Simplemente algo brutal, un concierto íntimo lleno de entrega y pasión. No sé cuándo los Decibelios regresen a México, pero de lo que sí estoy completamente segura es de que los shows que vayan a ofrecer se transformarán en auténticas fiestas amigables.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: